Daniela, Izalco


 El emprendimiento de Daniela 

“No importa que tan pequeña sea la idea que tengamos si uno tiene la voluntad de hacerlo, se puede lograr”, afirma Daniela, una joven emprendedora del municipio de Izalco.

Ella como muchos jóvenes de su localidad fue parte del componente Desarrollo de Adolescentes del programa Primeros Pasos Hacia el Éxito, que, en asocio con la Universidad Don Bosco, participó en el Programa Formarte Joven, en dónde las y los jóvenes tienen la posibilidad de instruirse, explorar y desarrollar su pensamiento divergente, a través de talleres o cursos en diferentes áreas y disciplinas.

“Estar en Formarte Joven fue una experiencia muy bonita que me permitió formar la base para cumplir mis sueños, más que enseñarnos a hacer manualidades, arte y música, nos enseñaban que debíamos tener seguridad en nosotros mismos y en nuestros talentos”.

Un tiempo después de finalizada su participación en el programa, Daniela cursaba su último año de bachillerato cuando, fue convocada junto a otros 14 jóvenes del municipio de Izalco para participar en el proyecto “Jóvenes Líderes para la Construcción de la Paz en El Salvador” impulsado por Fundemas/UNDF y la Universidad Don Bosco.

Durante los dos años de capacitación del proyecto, Daniela recibió talleres de liderazgo y emprendimiento social, que le permitieron crear ideas de negocio para el futuro. Al finalizar las capacitaciones, se les brindó la oportunidad de participar en un concurso de emprendimientos sociales para ganar capital semilla en la categoría cantera.

La joven junto con otra compañera crearon su propia idea de negocio que consistía en ecoturismo, pero al ir avanzando en las eliminatorias, se unieron junto con otros tres jóvenes de su municipalidad para crear un café cultural.

El esfuerzo y dedicación de Daniela y sus compañeros dio fruto y obtuvieron el segundo lugar en el concurso, con el cuál recibieron financiamiento  para comenzar su proyecto.

Con el capital semilla decidieron dar comienzo al café cultural “Obsidiana Verde”, con el cuál buscan posicionarse en el mercado local con la temática de café de altura, ecológico y café pendiente.

Daniela expresaba que, “El nombre de Obsidiana Verde surgió porque Izalco es casa de obsidiana y verde por lo ecológico, queríamos hacer un emprendimiento que se diera a conocer por el café, la cultura local y el cuido del medio ambiente”.

Con el proyecto los jóvenes buscan implementar la temática social y ambiental, “La dinámica del café pendiente es que el cliente puede dejar un café pagado para otra persona o donar lo equivalente a un café y con esos fondos nosotros compraremos víveres para el Hogar Sagrado Corazón de María, además de esta dinámica también pueden optar que al consumir seis tazas de café nosotros le obsequiamos un arbolito para que pueda sembrarlo en la reserva ecológica de la localidad”.

Daniela nos cuenta que el proyecto forma parte de una red de emprendedores de la ciudad de Izalco, en la cual han recibido mucho apoyo de la alcaldía municipal para dar a conocer su café en diferentes festivales gastronómicos.

Los jóvenes que forman parte de este emprendimiento continúan esforzándose por cumplir sus sueños, trabajan en el café y estudian sus carreras universitarias, aunque el proyecto es reciente los jóvenes tiene la esperanza que Izalco sea conocido por su café y el deseo de hacer crecer con éxito su emprendimiento.

OTRAS HISTORIAS


Katherin, Santa Ana


"Impartimos charlas para que todas las personas conozcan más sobre los derechos humanos"

Henry, Sonsonate


“La COVID-19 cambió mi vida”

Jimena, Sonsonate


“Quiero motivar a otras niñas, niños y adolescentes a alzar sus voces”

Pablo, La Libertad


“Estaba por decidir que iba a perder el año, pero me dieron ánimos”

Susana, Sonsonate


“Mi consejo para todas las personas es que traten de ayudar a las niñas y niños que se sienten solos”

Ever, Sonsonate


“Me da miedo que se enferme mi mamá y mi abuela, porque hay personas que se mueren por el Coronavirus”

Isis, La Paz


“Espero regresar a la escuela, me hace mucha falta”

María, San Salvador


“Queremos regresar a casa”

Esperanza, La Paz


“Estuvimos semanas con la casa inundada por la Tormenta Amanda”

Daniela, Izalco


El emprendimiento de Daniela.